Publicación #53

Historia y contenido del museo de la memoria ANFASEP

Aníval Cayo

2018-07-01

Compartir:



"El Museo de la Memoria de ANFASEP “Para que no se repita”, saca a luz lo que nos pasó en carne propia durante los veinte años de violencia vivida. Aquí están las fotografías, las ropas, los objetos y documentos de nuestros familiares, ¡lo más preciado de nuestros bienes!, ellos les mostrará toda la crueldad y las grave violaciones a los derechos humanos en estos veinte años de violencia que hemos vivido y sufrido".

La Comisión de la Verdad y Reconciliación programó presentar su Informe Final el 29 de agosto del año 2003, en la ciudad de Ayacucho, por ello, las socias de ANFASEP, acordaron organizar la realización de una vigilia en la plaza mayor de esta ciudad, en la noche del día 28 de agosto del 2003. Para asistir a esta vigilia, ellas decidieron marchar desde su local institucional hacia la plaza mayor y para ello, eligieron pancartas, fotografías y banderolas, como siempre solían hacer. Y en eso una de las socias sacó la “vieja banderola”, con la que habían marchado desde la fundación de ANFASEP. “Eso ya no”, “Esa banderola ya está muy viejita”, “¡Ya no hay que llevar, ya no sirve!”, sugirieron algunas socias, entonces el Abogado Emilio Laynes sugirió: “¡Eso no puede ser! ¡Esa banderola es una reliquia! ¡Esa banderola es un patrimonio que guarda la memoria de tantos años de lucha de ANFASEP en busca de la verdad y la justicia! ¡Deben guardarlo en un lugar especial!. Allí deben estar juntos: la banderola, la cruz de la paz y algunos documentos y objetos importantes de los 20 años de lucha de ANFASEP!”  a lo que las humildes pero valerosas mujeres de ANFASEP, respondieron de manera inmediata y tajante: “Sí, nuestra banderola tiene mucho valor debemos quererla y cuidarla”. Mama Angélica, Presidenta de ANFASEP acotó: “Con más ganas marcharemos hoy, con nuestra banderola. Que vaya delante de todos. Siempre hemos marchado con ella, desde la fundación de ANFASEP. ¡Puriqmasinchimki, waqaqmasinckimi! (¡Es nuestra compañera de tantas luchas y sufrimientos!). De la misma manera Doña Sergia Flores Vda de Quicaño, también expresó su sentimiento siendo en ese entonces Vice Presidenta de ANFASEP: “Con esta banderola hemos andado por todas partes, hemos luchado juntos, por eso, con cariño la llamábamos “¡La guerrera!” “¡Vale mucho esta banderola!”.

Así de manera sencilla nació la idea de organizar un “lugar especial” para exponer la banderola y la cruz de NO MATAR, la misma que se fue madurando y se llegó a pensar en ¡Un Museo!  ¡Vamos a organizar nuestro museo! dijeron las socias y socios. Inicialmente se designó un espacio (una esquina) en la sala de reuniones del segundo piso del local institucional para una mampara o una hornacina donde se expondrían: “la guerrera”, la cruz de NO MATAR, la cartita de Arquímedes hijo de “mamá” Angélica, las fotografías y algunos objetos de nuestros familiares asesinados y desaparecidos.

En adelante la idea fue compartida con algunos amigos del Movimiento Ciudadano por los Derechos Humanos de Ayacucho, pidiéndoles que ayudaran a comprar el vidrio y algunas piezas para exhibir los objetos. Al principio, la idea no les pareció interesante, tal vez, no se supo explicar bien el sueño de contar con un museo, pero después, se compartió la idea con los amigos del Servicio Alemán de Cooperación Social y Técnica - DED, quienes por aquellos años nos brindaban ayuda en la refacción del segundo piso del local institucional. Rápidamente les interesó la iniciativa y en especial al trabajador social y pedagogo Reiner Ort, quien de allí en adelante se comprometió con nosotros a realizar este sueño.

Con la participación de Reiner Ort y luego de algunas reflexiones llegaron a la conclusión que el lugar elegido para el museo era muy reducido, entonces, se decidió formular un proyecto para la construcción del Museo en el tercer piso del local institucional de ANFASEP y también se decidió que el Museo se denominaría ¡Museo de la Memoria de ANFASEP!  “Para que no se repita”, dicho proyecto se presentó a la Embajada de la República Federal de Alemania, institución que gentilmente aceptó financiar con la compra de materiales para la construcción del museo, asumiendo la mano de obra las socias y socios de ANFASEP, recibiendo la mano de obra calificada de la Consejería en Proyectos (PCS) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. Concluida la construcción del local en diciembre del 2004, en el mes de enero del año 2005, se formuló otro proyecto, esta vez, para la implementación del museo, la restauración del Mural y Retablo de la Memoria, y así se inició con la búsqueda del financiamiento. De las instituciones a quienes se acudió en busca de apoyo, fue el Servicio Alemán de Cooperación Social y Técnica – DED, quien dio la primera reacción, aceptando brindar apoyo para el financiamiento de la implementación del museo. Posteriormente, se incorporaron al equipo el Artista Wari Zárate, el Historiador Nelson Pereyra, con quienes se amplió el proyecto. En el proyecto ampliado se ha considerado la intervención en el parque “Las Maravillas” donde se instalaría una Escultura-Totem, para lo cual se solicitó a la Municipalidad Provincial de Huamanga, el cambio del nombre del parque por la del “Parque de la Memoria” y el pintado de nuevos murales en las fachadas del segundo y tercer pisos del local institucional de ANFASEP. Seguidamente, se incorporó al equipo la Arq. Sara Paredes y se consiguió el apoyo financiero de la GTZ y el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social – MIMDES. Gracias a esta suma de esfuerzos, se ha concluido con la implementación del Museo de la Memoria de ANFASEP.

El Museo de la Memoria de ANFASEP “Para que no se repita” , no es obra de nadie en particular, es el resultado de todo un proceso de construcción colectiva, en especial, del gran sacrificio de la Junta Directiva de ANFASEP, socias y socios de ANFASEP, quienes se capacitaron en museología, diseñaron, seleccionaron contenidos,  supervisaron con gran voluntad la implementación del museo; y, lo más valioso, ¡entregaron los objetos, documentos, ropas y fotografías de sus seres queridos, que con profundo amor conservaron en tantos años de dolor!. Igualmente, se debe reconocer a la Municipalidad Provincial de Huamanga por su apoyo y por haber decidido mediante acuerdo el cambio del nombre del Parque las Maravillas por la del “Parque de la Memoria”, al equipo central de implementación del museo, a los integrantes de la Juventud ANFASEP y APROPAZ, especial agradecimiento merecen el Servicio Alemán de Cooperación Social y Técnica – DED, la Embajada de la República Federal Alemana, Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social –MIMDES, Consejería en Proyectos (PCS) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

El Museo de la Memoria de ANFASEP “Para que no se repita”, saca a luz lo que nos pasó en carne propia durante los veinte años de violencia vivida. Aquí están las fotografías, las ropas, los objetos y documentos de nuestros familiares, ¡lo más preciado de nuestros bienes!, ellos les mostrará toda la crueldad y las grave violaciones a los derechos humanos en estos veinte años de violencia que hemos vivido y sufrido. Aquí también, están los platos, las ollas y las cucharitas que sirvieron para dar de comer a las niñas y niños huérfanos en el comedor infantil “Adolfo Pérez Esquivel” que ANFASEP implementó. Igualmente, están la réplica de un cuarto de tortura donde nuestros familiares detenidos fueron tratados cruel e inhumanamente así como la réplica de una fosa común como aquel espacio donde nuestros familiares fueron enterrados clandestinamente y que hasta el día de hoy se encuentran como desaparecidos. Se exhiben también, las fotografías de la Junta Directiva, de nuestras socias/socios de ANFASEP, de las y los jóvenes de ANFASEP; quienes en sus rostros nos muestran los sentimientos y emociones en la larga lucha por la defensa de los derechos humanos y en la búsqueda de la verdad y la justicia. Al frente de ellos, se encuentra la línea histórica de ANFASEP que muestra los hitos y los episodios más importantes de lo ocurrido en los años de vida institucional de nuestra organización, así como la historia a nivel regional y nacional.

Finalmente, invitamos a todos y todas para que vengan al Museo de la Memoria de ANFASEP “Para que no se repita” y ¡OBSERVEN! lo que hay en este espacio para la humanidad: porque las cartas, las fotografías y los documentos de nuestros desaparecidos! les relatarán lo doloroso que nos pasó y nos tocó vivir! ¡Escuchen su voces...ellos piden que no se repita más los crímenes y las atrocidades de este tiempo de violencia, que sus hijos y los hijos de los demás, tienen derecho a vivir en paz y respeto de los Derechos Humanos!

Ayacucho, mayo 24 del 2018.

ANFASEP - AYACUCHO